Bañarte con agua fría. Un ejercicio de Autoconocimiento.

In Autoconocimiento, Metodologías de Cambio, Motivaciónby Juan Pablo GaviriaLeave a Comment

Recuerda que además de leerlo, este contenido lo puedes ver u oir. Escoje el que más te gusta.

Bañarte con agua fría. Un ejercicio de Autoconocimiento.

Cuando uno tiene arraigada una creencia desde muy pequeño, uno cree que esa es su única verdad y no puede cambiarla. No se si sabes que yo odiaba y creía imposible bañarme con agua fría. Entonces me propuse experimentar, hacer unos ejercicios y cambiar esa creencia. Así que este blog y el ejercicio que hice, le sirve a las personas que les da miedo hacer algo que les pueda incomodar.
Les voy a contar cómo reprogramé mi cerebro y aunque suene raro, descubrí que bañarme con agua fría es un ¡excelente ejercicio de autoconocimiento! Hoy en día también lo uso para ser más ecuánime, aumentar mi resiliencia, la motivación y el control de la mente entre muchas otras. Ya les cuento cómo, y también al final les compartiré los beneficios que trae para la salud y si quieres, cómo puedes hacerlo tú también. Así que quédate hasta el final que va a estar bueno.

OIR EL PODCAST

listen on apple podcast

VER EL VIDEO

Hace un tiempo vengo practicando un ejercicio consciente que me ha servido montones para la ecuanimidad, para bajar expectativas, bajar el estrés, mejorar el metabolismo de mi cuerpo, y sobre todo como un ejercicio mental para aprender a fluir con las cosas que no me gustan o quisiera que fueran diferentes.

Lo hago terminando mis duchas en la mañana con agua fría.

Esto te puede parecer muy bobo si tú lo haces, ya que muchos se bañan con agua fría y además solo al 55% de las personas que me contestaron la pregunta en Instagram les molesta o no les gusta el agua fría.

Pero en mi caso, les estoy hablando de una persona que no lograba controlar su cuerpo al punto de no bañarme con agua fría en tierra caliente. No se si decir tierra caliente sea algo muy colombiano, imagino que si. Es como si en pleno verano a 30C no fuera capaz de bañara con agua fría, mucho menos en la madrugada en donde yo vivo que últimamente está entre -5 y 10C a las 5 de la mañana, así que el agua no es fría sino casi congelada (o al menos asi la siento).

Normalmente cuando le temes a algo, o estas acostumbrado hacer algo de una forma determinada, hacerlo diferente te da miedo. Generamos aversión que es uno de los picos que nos alejan de la ecuanimidad, temas que ya abordamos en otro video y veíamos que esa misma aversión nos genera el deseo que las cosas fueran diferentes. Esa resistencia sumada a las expectativas se vuelve un caldo de cultivo para que te sientas desdicha e infelicidad en tu vida. Es como si te jalaran polos opuestos y sientes que te vas romper.

Yo trato de poner en práctica la ecuanimidad todos los días, pero hay situaciones que todavía no puedo manejar, quisiera que no fueran así y me encuentro poniendo resistencia frente a lo que me sucede,  como cuando alguien te pide una cotización, tu la mandas y después no te contestan los correos.

Hace unos meses, en enero de 2019 para ser más exactos vi a un amigo, que recomiendo que sigan, Mauricio Salazar, un Ultraman Colombiano, un man muy teso que se está preparando para hacer una cosa demente que ni les puedo contar porque es secreto todavía, pero imagínense que va a hacer algo que nadie ha hecho en el mundo y para sumarle es en uno de los lugares más inhóspitos y fríos. Entonces lo vi preparándose para esto con el Metodo Wim Hof que se meten en agua congelada en pleno invierno, una locura. Y yo pensé, eso es imposible para mi, yo sufro de hipotermia desde chiquito, o por lo menos esa era mi creencia. Pero como también sé que las creencias se pueden reprogramar y sé que practicar lo que temo me ayuda a conocerme mejor, me propuse bañarme con agua fría en las mañanas, a ver si podía reprogramar mi mente con una de las cosas que más odiaba en la vida. El agua fría. Como soy de los que piensa “si ese man puede yo puedo”, Solo tengo que reprogramar mi percepción y trabajar para ver si logro cambiar algo que ha estado muy arraigado en mí desde pequeño.

Epicteto

Los estoicos como Séneca o Marcos Aurelio hacían esto como parte de su diario vivir, era su filosofía y de ahí viene el estoicismo. Según sus enseñanzas, como seres sociales, el camino hacia la felicidad para los humanos se encuentra en aceptar el momento tal como se presenta, al no dejarse controlar por el deseo de placer o el miedo al dolor, usando la mente.

Ellos practicaban la desgracia, conscientemente se ponían a sí mismos en situaciones difíciles para practicarla y para romper la creencia que eso que temían era malo. Séneca decía que “Es en tiempos de seguridad que el espíritu debe prepararse para tiempos difíciles; mientras que la fortuna le está otorgando favores, entonces es el momento de fortalecerse contra sus rechazos ". Es decir, en tiempos de comodidad es que te debes prepararte para la incomodidad. En tiempos de placer es que debes prepararte para la aversión y de esa forma cuando te pones cara a cara con la necesidad, te preguntarás:

"¿Es esto lo que solía temer?"

Ellos lo usaban como un ejercicio práctico, no retórico. No es pensar en la incomodidad, es ponerse en esa situación donde estés incómodo. Por eso decidí hacer algo que le temía y me ponía muy incómodo.

Resulta que la comodidad es el peor tipo de esclavitud porque siempre tienes miedo de que algo o alguien te la quite. Pero si no solo puedes anticipar sino practicar la desgracia, entonces el azar pierde su capacidad de perturbar tu vida. Esa es la parte más importante de este ejercicio consciente. Practicar para que nada pueda perturbar tu vida. Es ejercitar la percepción para evitar el deseo y la aversión, los calificativos de bueno y malo.

En mi caso, entiendo que entrar a la zona del miedo y hacer el ejercicio de bañarme con agua fría me sirve para muchas cosas, pero principalmente, para no dejar al azar cuándo puedo poner en práctica la ecuanimidad, por poner solo un ejemplo. La verdad quería un mejor ejercicio para no sentir aversión a las cosas que no quiero que sucedan, a las que me incomodan, me causan mal genio o me generan resistencia. Entonces yo tomo el control de mi vida y elijo ponerlo en práctica antes que me suceda. Es practicar lo que temes, como también hablamos en un video pasado, porque cuando practicas algo constantemente, te vuelves un experto en ese tema.

Pero bueno, fácil decirlo ahora que lo logré, no fue así al principio. Antes de hacer algo que te incomoda, tu cerebro va a tratar de convencerte que no lo hagas. La primera vez que lo hice, antes de comenzar a quitar el agua caliente, mi cerebro trataba de jalar mi mano para que no lo hiciera. Es como si te rogara “por favor no lo hagas”. Cuando estás en la ducha y el agua helada corre por tu cuerpo, tu cerebro te grita que no más, que salgas corriendo, pero resulta que el agua todavía no está realmente fría. En ese momento solo había cerrado la mitad del agua caliente me faltaba cerrar más la llave. La primera vez no lo logré más. Mi cerebro me venció rápidamente con el agua apenas tibia.

A los 21 días ya lograba cerrar la llave un poco más no del todo, 3/4. Porque la diferencia entre 3/4 y cerrada era abismal y todavía generaba resistencia por lo tanto mi cerebro me ordenaba que no siguiera y yo le hacía caso. El agua realmente helada está casi tan fría como la temperatura exterior, y lograrlo me tomo como 6 meses.

Algo que es la norma para muchas personas, bañarse con agua helada en la mañana, me tomó 6 meses para reprogramar mi creencia y medio controlar lo que me decía mi cerebro. Así de profunda era mi aversión.

Hoy, 9 meses después logro cerrar la llave del todo y quedarme al menos 1 minuto más conscientemente controlando mi cerebro y las ordenes que le manda a mi cuerpo. Todavía me dice que debería gritar, saltar, moverme, respirar rápido y profundo como antes, todo lo que respresenta resistir la situación.

Image

Pero es increíble, está tan programado mi cerebro con la vieja información que todavía no hay un solo día en que antes de cerrar el agua caliente mi cerebro no trate de convencerme de no hacerlo, me dice, “hoy no nos toca hacerlo”, ya lo lograste, para que más, que es mejor no.

¿Por qué pasa eso?

Por que la comodidad siempre va a ser la mejor opción para estar seguros. Pero como lo hablamos en otro video también, la zona de confort, no es más que la zona del miedo. Así que sigo practicando lo que me da miedo o me molesta y ahora hay momentos que hasta me gusta y lo disfruto. Otros igual quiero salir corriendo y es en esos momentos donde más necesito practicar el no generar resistencia y dejar que fluya. Controlar mi respiración, aceptar que la situación no es permanente.

Es increíble lo que sucede cuando lo controlo, que ahora que lo pienso realmente es el no-control. Controlar es resistencia y el fluir es aceptar que no hay control. No me opongo y solo siento el agua helada.  Le digo a mi cerebro que fluya, que no resista, me concentro en mi respiración, suelto la tensión muscular y cambia la percepción de eso que segundos antes pensaba que es terrible. Me deja de doler el agua fría y simplemente fluye, es mágico. Como decía Bruce Lee, become like water my friend. Vuélvete como el agua mi amigo. El agua fría sólo es incómoda si la resistes, la vida solo es incómoda si las resistes, las personas solo son incomodas si las resistes. Cualquier situación que vivas en la vida solo es incómoda si la resistes.

¿Y para qué sirve esto?
(te puedes seguir preguntando.)

Pues durante el día, cuando se presentan situaciones que no me gustan y quisiera cambiarlas, me acuerdo de mí agua fría, lo que he practicado, cómo me funciona y como ya me he anticipado a “la desgracia” y esos azares de la vida pierden la capacidad de perturbarla porque acepto y dejo que el ruido en mi cabeza fluya como el agua.

Bueno, y no sabes el nivel de vitalidad con el que salgo después de eso. Después de hacerlo me sentía tan bien, mi cuerpo sentía tanta vitalidad que investigue si tenía beneficios para el cuerpo y si. Para el cuerpo y la mente.

  • Cuando lo haces muchas veces mejoras tu resiliencia, es decir construyes la fuerza necesaria para hacer cosas complicadas.
  • Mejora tu fuerza de voluntad.
  • Mejora tu autoestima.  Si estás acostumbrado a ducharte con agua caliente y cambiar a agua fría te supone un reto como a mi, al lograrlo habrás conseguido algo que te ayudará a tener más autoconfianza.
  • También generas mayor resistencia a la frustración.
  • Mayor sensación de autocontrol
  • Más tolerancia al estrés.
  • Aumenta tu motivación.
  • Mejora tu humor.
  • Aumenta tu energía.
  • Ayuda a desintoxicar el cuerpo.
  • Mejora la circulación.
  • Genera mayor sensación de bienestar y salud en general.

En fin, son muchos los beneficios, pero yo lo hago como un ejercicio mental consciente de reprogramacion de mis creencias, autoconocimiento y de ecuanimidad. Pero no me creas a mi, ni a los estudios, nada de esto, atrévete,  ponlo en practica y llega a tus propias conclusiones.

Pero Ojo, si tienes problemas de corazón, o estás embarazada o tienes gripa, no hagas esto del agua fría o consulta a tu médico antes de hacerlo.

Si lo quieres hacer te recomiendo:

Recuerda que me tomó 6 meses de ejercicio diario cerrar la llave del todo, así que no te frustres a la primera si no puedes porque es lo normal, es para lo que tu cerebro está programado. Y si el agua fría te gusta, pues el ejercicio no te sirve. Haz algo que no te guste o le tengas aversión.

Entiende primero el proceso y  acepta que para programar nuevos hábitos se necesita algo de incomodidad.

Lo puedes hacer poco a poco o de golpe, depende de ti. Yo lo hice poco a poco. Inicias bajando la temperatura del agua y acostumbrando el cuerpo hasta que sientas que ya no lo aguantas y en ese momento, toma control de lo que te sucede al concéntrate en tu respiración, lento y profundo y comienza a mandar nueva información a tu cerebro.

Suelta, suelta el cuerpo que está tenso, no te muevas, entrégate totalmente al agua y cada vez lograrás controlar agua más fría y por más tiempo.

En algunos meses o años tal vez ya logremos hacer lo que hizo Mauricio de meterse al agua realmente bajo 0 y en invierno.

Cuando practicas algo de manera consciente, reprogramas tu subconsciente y entonces, cuando sucede algo en tu vida que no quieres, puedes usar esa programación, en este caso el del agua fría, para usarla en otras situaciones.

¿Por que es un ejercicio de autoconocimiento?

Por que pones a prueba tus limites, pones a prueba tu cerebro y si la situación te domina o no, pones a prueba tu voluntad de incomodarte para aprender y pruebas tu capacidad de darle la vuelta a una situación indeseada. Ésta es la forma de conocer qué cosas tienen el poder de perturbar tu vida.

A mi, me hace una persona más consciente de mi mismo. Compruebo una vez más que todo lo que quiera lo puedo lograr, que yo decido cómo me siento y cómo quiero ser. Me hace ver y sentir que estoy vivo, presente y agradecido con todo, hasta con el agua fría porque veo su perfección.

Por eso Marcos Aurelio decía "Elige no ser perjudicado y no te sentirás perjudicado. No te sientas herido y no lo has estado ". Pero para lograr aplicarlo, la magia está en confrontar tus miedos y tener una práctica constante.

Un abrazo enorme y lleno de amor incondicional para todos, compartan el video a otros que lo necesiten, comenten abajo lo que piensas, cómo te va con el ejercicio y si te atrevíste a hacerlo o no. Nos vemos en la próxima.

Comparte con las personas que les pueda servir.

Taller Virtual

EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA

Cómo Encontrar tu Propósito de Vida
Más Información
Sobre el Autor

Juan Pablo Gaviria

Apasionado por la vida, contar historias y las motos. Empeñado en mejorar radicalmente la vida de las personas recableando cada neurona para llevar una vida con propósito. Hoy en día ya ha impactado la vida de más de 1 millón de personas y no se detendrá hasta lograrlo con cientos de millones…o hasta que muera, lo que sea que venga primero. En la actualidad, después de más de 7 años desarrollando talleres, formulas y metodologías que impacten la vida de las personas, se ha convertido en uno de los principales exponentes en temas de propósito de vida y felicidad en Colombia. Happy Manager, conferencista, emprendedor, narrador de historias, fotógrafo, motociclista y creativo. Después de una exitosa carrera de más de 18 años en la industria de la televisión como creador, director y productor de varios programas, ahora se dedica a inspirar a otras personas para que definan su propósito de vida, y utilicen las herramientas naturales que tiene el ser humano para hacer de su vida y su entorno lo que deseen. Por esto, desarrolló la metodología de la Huella Social Motto Dots para generar conciencia y acciones de cambio en el individuo, que ayuden a transformar el mundo.

AGENDA UNA CONFERENCIA O TALLER

Contáctanos para preguntar por fechas disponibles y tarifas.
Contáctanos