El Desapego por Juan Pabvlo Gaviria

El Desapego (y los 4 tipos de apego)

In Autoconocimiento, Inspiración, Lunes de Motivación, Motivación, Podcastby Juan Pablo GaviriaLeave a Comment

Recuerda que además de leerlo, este contenido lo puedes ver u oir. Escoje el que más te gusta.

¿Qué eso del desapego?

¿Qué el desapego del que tanto se habla, que tanto nos dicen en el proceso de despertar de conciencia que debemos trabajar?

¿Por qué debemos desapegarnos de cosas y personas?

¿Por qué algunas personas en el camino espiritual creen que el desapego es la clave para alcanzar la felicidad?

Para responder esas preguntas y saber que es el desapego, primero hay que entender que es el apego.

OIR EL PODCAST

listen on apple podcast

VER EL VIDEO

Según los psicólogos el apego es "un vínculo afectivo que se extiende en el tiempo y que resulta intenso."

Para mi el Apego, es quedar pegado a algo, un pegamento invisible que nos hace sentir mal, débil o temerosos si llegamos a perder ese pegamento que nos une a una creencia, una persona, una comida, tanto, que nos define porque si lo llegamos a perder, si no lo quitan, si no lo tenemos, dejamos de ser.

Uno ejemplo, tenemos apego por nuestros padres porque sin ellos no hubiéramos podido sobrevivir cuando pequeños, entonces el vínculo va más allá del amor, se presenta con la sensación de tener seguridad, la que te brindaban, y por eso si los pierdes te sientes inseguro, así sea de manera inconsciente.

Resulta que la mente tiene un hábito que consiste en rechazar las sensaciones desagradables y buscar las agradables, y podemos generar apego por las dos.

Hay cuatro tipos de apego a los que nos enfrentamos en la vida.

El primero es apego hacia los propios deseos, hacia el hábito de desear, de ansiar.  Deseo un novio, un carro, un mejor trabajo, un mundo en paz, que todos tuvieran un propósito de vida.

Imagina que el apego al deseo es como cuando uno tiene una picadura de un zancudo y se rasca. Sabemos que hacerlo sólo empeorará la rasquiña y, sin embargo, uno disfruta la sensación momentánea que produce el rascarse. Del mismo modo, tan pronto como un deseo que tenemos ha sido satisfecho, la sensación que acompañaba a éste también desaparece, por lo que uno genera un nuevo deseo a fin de que la sensación pueda continuar. Por eso, en el subconsciente nos volvemos adictos al deseo.

Si quieres ahondar en esto te recomiendo este video Propósito de vida: Sueños, Metas y Propósitos

El segundo apego es aferrarse al "yo", a lo “mío”, sin saber siquiera qué es este "yo". Por lo general uno no puede soportar ninguna crítica ni daño al "yo" propio. Y el apego se extiende a todo lo que pertenece al "yo", a todo lo que es "mío". Mi Novia, Mi esposa, Mi hijo, Mi perro, mi carro, mi casa, etc.

Este es un apego curioso porque si lo pensamos, es un apego a algo impermanente, algo que no está ahí para toda la vida, porque si lo estuviera, como no hay riesgo de perderlo, no tendríamos apego.

El tercer apego, es a nuestras opiniones y creencias y no podemos tolerar las crítica a ellas, o incluso que otros tengan diferentes puntos de vista. Al apegarnos a nuestras creencias no podemos ver que los otros ven la vida con un filtro de color diferente al nuestro. Todos llevamos unos filtros en nuestros ojos, en nuestra percepción, que hace que interpretemos la vida de una forma u otra. Este apego es el que nos hace discutir, y hasta el que nos lleva a tener guerras.

Si tan solo nos quitamos el filtro, podríamos ver la realidad tal y como es, sin tintes, pero en lugar de ello uno se apega al color de sus gafas, a sus propios prejuicios y creencias.

Y el cuarto apego es a los ritos y rituales que practicamos, sean religiosos o no. Los ritos son representaciones externas que no necesariamente contienen verdad. Yo hablo mucho en el canal de experimentar la verdad directamente dentro de uno mismo para poder conocerse, pero si te aferras a los ritos externos, tal apego puede producir un conflicto interno que tarde o temprano trae infelicidad.

Un ejemplo rápido porque este apego puede no ser tan claro, ir a un ritual donde prenden incienso y tocan unas campanas y creer que el ritual en sí me hace espiritual te puede llevar a apegarte a la falsa verdad que al participar de él estarás siendo espiritual. Hasta que no te conectes con tu yo interior, no importa que rito externo practiques, no llegas a la verdad.

Podemos ahondar con ejemplos en cada uno, pero hoy el punto es más del desapego, y para eso me pregunto, Mis deseos, mi Yo, Lo mío, mis creencias me definen?

El apego es como ver por un vidrio que ha estado sucio toda la vida pero no lo sabías y te pegas a ese mundo que ves como tu realidad. Y el desapego es el momento en que limpias el vidrio y comienzas a ver la vida por lo que es, sin juicios, y la vida cambia por que te liberas de las cargas que traias encima.

¿Qué cargas? Desear lo que no tienes, desear que todo sea diferente, creer que las cosas y personas son “mías”, creer que tengo una verdad absoluta y los que no piensan como yo están mal, que mis ritos me definen. En últimas que todo lo exterior me define a mi.  Por eso discuto tanto entre el Hacer y el Ser, tu hacer no te define, tu ser si. El Apego se concentra en lo exterior, y el desapego te abre una ventana a tu interior.

Comparte con las personas que les pueda servir.

¿Cuántas personas no creen que si dejan su religión dejan de ser, que si dejan su carro, sus ingresos, su estatus social, la ropa que se ponen y la pareja que tienen, dejan de ser.

Como ejercicio te invito a pensar en cuál de los 4 tipos de apegos todavía tienes que trabajar y compartirlos en los comentarios.

Yo les comparto que llevo trabajando el desapego y lo he logrado en casi todos los aspectos, pero mis deseos, como que todo el mundo tenga un propósito de vida, sigue siendo un apego, y tal vez a mis creencias también, puesto que creo que todos los que encuentren su eslabón perdido y se conozcan profundamente no solo serán mejores seres humanos, pero vivirán más a gusto consigo mismos irrelevante de lo que suceda en el exterior. Pero también es una creencia.

Para mi el desapego es que no dependas de nada externo, que no te defina. Y Ojo, no quiere decir que no quieras, que no ames. Amo a mi esposa, pero la relación no me define, me encanta mi casa, pero no me define, la ropa que uso me gusta y me protege del frío, pero no me define. Lo único que me define es lo que soy acá adentro (en mi corazón) y como proyecto eso hacia el mundo.

Creo que debemos soltar lo que no nos define, para poder encontrar lo que nos define, dejar ir todo lo que conocemos, desaprender lo que creemos como cierto y tener una mente abierta para poder ver la vida sin filtros. Ver todo como es.

Tu no eres tu profesión, no eres lo que vistes, no eres el dinero que tienes, no eres la educación que te dieron o que conseguiste, no eres el nombre que te pusieron, no eres el color de tu pelo, no eres la pareja que tienes ni los hijos que procreaste o adoptaste, no eres lo que tus padres piensan de ti, ni lo que tu jefe o tus amigos, o lo que digan en las redes que piensa de ti. No eres tu cantidad de seguidores ni eres el premio que te ganaste o las metas por lograr. No eres ni siquiera la imagen que ves en el espejo si lo haces con apego por lo que no quieres perder o lo que quieras alcanzar.  El desapego es renunciar a todo eso para poder encontrarte. Para ser. Para amarte tal cual como eres.

Creo que para encontrar ese eslabón perdido, para conocernos profundamente lo primero que debemos es des aprender y desapegarnos de todo para reescribir quienes somos.

El desapego es la máxima interpretación de la ecuanimidad. No genero deseo ni aversión, solo veo todo por lo que es. Eso trae la máxima felicidad que es, no buscarla.

Un abrazo enorme y lleno de amor incondicional para todos, compartan el video a otros que lo necesiten, comenten abajo lo que piensas y cuál es tu visión al respecto y nos vemos en la próxima. 

Taller Virtual

EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA

Cómo Encontrar tu Propósito de Vida
Más Información
Sobre el Autor

Juan Pablo Gaviria

Apasionado por la vida, contar historias y las motos. Empeñado en mejorar radicalmente la vida de las personas recableando cada neurona para llevar una vida con propósito. Hoy en día ya ha impactado la vida de más de 1 millón de personas y no se detendrá hasta lograrlo con cientos de millones…o hasta que muera, lo que sea que venga primero. En la actualidad, después de más de 7 años desarrollando talleres, formulas y metodologías que impacten la vida de las personas, se ha convertido en uno de los principales exponentes en temas de propósito de vida y felicidad en Colombia. Happy Manager, conferencista, emprendedor, narrador de historias, fotógrafo, motociclista y creativo. Después de una exitosa carrera de más de 18 años en la industria de la televisión como creador, director y productor de varios programas, ahora se dedica a inspirar a otras personas para que definan su propósito de vida, y utilicen las herramientas naturales que tiene el ser humano para hacer de su vida y su entorno lo que deseen. Por esto, desarrolló la metodología de la Huella Social Motto Dots para generar conciencia y acciones de cambio en el individuo, que ayuden a transformar el mundo.

AGENDA UNA CONFERENCIA O TALLER

Contáctanos para preguntar por fechas disponibles y tarifas.
Contáctanos